Skip to Content


Hola amigos.

Quiero compartir con ustedes este blog que escribí acerca de una realidad que vivimos dia a dia.

Imaginémonos esto, Llevamos toda la mañana analizando un problema, estamos a punto de llegar a la solución y de pronto suena el teléfono, es una señorita muy amable para ofrecernos otro seguro de vida que no necesitamos.  La despedimos amablemente tratando de no durar más de dos minutos, inmediatamente intentamos reanudar la tarea y entonces.. “donde era que iba? en que línea iba a detener del debug? Cuál era la variable que necesitaba examinar?  Ya es demasiado tarde.  Volver al punto en que íbamos nos puede tomar otro par de horas.   Por fin logramos volver a ponernos en sintonía y entonces suena esta vez la extensión.  Es un colega que amablemente quiere adelantársele al cliente de correo avisándonos que nos acaba de enviar un email muy importante.  Lo despedimos amablemente tratando de no durar más de dos minutos y entonces.. “donde era que iba? en que línea iba a detener del debug? Cuál era la variable que necesitaba examinar? Ya es demasiado tarde. 

Estoy seguro de que también te llego esa sensación de “Deja Vú”, verdad?

Información o ruido?  Mult-itarea o multi-distracciòn? 

Es un hecho. Nuestro entorno está lleno de ruido y distracciones por todos lados.  Llamadas teléfonicas Chats, e-mails ventanas emergentes, notificaciones, redes sociales y otro gran número deben estar siendo creadas en este mismo instante. Para quien trabaja en mercadeo o relaciones con el cliente puede ser un mundo de oportunidades,   pero para quienes trabajamos en desarrollo de software esto puede ser una pesadilla.  

Cada vez que se produce una distracción, nuestro cerebro tiene que cambiar de enfoque. Esto nos cuesta energía y nos hace gastar tiempo. Durante el día nos sentimos cada vez más agotados y lograr centrarnos en una tarea se hace cada vez más difícil.

Luego de un día así uno termina con la frase: Creo que hoy hice tanto, que al final no hice nada.   Lo peor es que la escena se repite día tras día y llegas al fin de semana con un sentimiento de culpa que no te deja descansar porque posiblemente la siguiente semana será exactamente igual.


La trampa de la multitarea

A menudo oímos decir que tenemos que hacer multitarea, nuestro jefe nos dice que tenemos que hacer multitarea.  Bueno, es posible que la multitarea en los sistemas operativos haya revolucionado la informática, pero la verdad es que nuestro cerebro realmente no funciona mejor así. De hecho podemos comprobar que nos toma mucho más tiempo hacer la cosas cuando estamos saltando de tarea en tarea que cuando las realizamos todas, pero una por una. 

Si ponemos el 100% de nuestra capacidad de análisis en cada proceso lograremos hacer el trabajo no solo de forma más eficiente sino con un número menor de riesgo de error.

Procastinación?  No, procRastinación.

Existen muchos artículos y blogs que hablan sobre este tema y donde afirman que la consecuencia es algo que en ingles han llamado Procastination. Muchos lo han traducido como procastinación aunque la Real Academia de la Lengua Española nos sugiere utilizar mejor el término ProcRastinación, que según entiendo es la tendencia que tenemos a encontrar una buena excusa para no hacer las cosas que tenemos que hacer. 

En estos blogs también sugieren fórmulas mágicas con 4, 5, 10, 20 o más reglas.  No sé si sean útiles o no, prefiero preguntarle a ustedes mis colegas en quienes tengo mucha más confianza:

También te ha sucedido? 

Estas agobiados por todo el ruido y el SPAM que se genera en nuestros entornos de trabajo, en nuestras vidas?  Como logras evitar que te robe el tiempo valioso y no te quite hasta el sueño?

Estás asignado a una tarea grande y compleja, empiezas a trabajar en ella, pero una y otra vez te desvías hacia otra tarea que parece más importante?  Al final logras salir del circúlo y enfocarte?  Como lo logras?

Si has logrado superarlo por favor cuéntanos como lo has hecho? Un solo mensaje puede salvar varios empleos e incluso una vida. 😆

To report this post you need to login first.

3 Comments

You must be Logged on to comment or reply to a post.

  1. Osvaldo Lopez

    Muy buen artículo.

    En mi caso, trato de equilibrar y darle prioridad a las tareas.

    Para completar tareas, las anoto en una hoja ordenadas por prioridad (no en un archivo digital, eviten usar outlook, evernote, block de notas, etc). Esto es lo más importante. Usen una hoja de un cuaderno, o un papel en blanco, o un borrador (una impresión que no usen), etc. El cerebro interpreta distinto cuando ve un papel con su letra 😉 .

    Esas tareas deben ser tachadas si o si al terminar el día. Si no se completaron, se tachan igual, y se anota por qué no se completaron, y qué errores se encontraron (errores u observaciones). De modo tal que al otro día, pueda re-tomar esa tarea desde donde se dejó. 🙂

    Este es mi método.

    Me permite trabajar en lo que “debo” hacer, y al mismo tiempo tener “espacio” para leer, aprender, investigar, practicar, bloguear (leer feedly -así llegué a este blog por ejemplo), etc.

    Saludos!!!

    (0) 

Leave a Reply